¿Cuándo es necesario hacer una pausa activa?

Al trabajar por varias horas sentado, perdemos nuestra postura correcta, aquella que nuestros padres tanto se afanaron en que conserváramos, y debido a ello aparecen diversas molestias que pueden afectar su calidad de vida. Foto fuente: Internet.
Al trabajar por varias horas sentado, perdemos nuestra postura correcta, aquella que nuestros padres tanto se afanaron en que conserváramos, y debido a ello aparecen diversas molestias que pueden afectar su calidad de vida. Foto fuente: Internet.

Pero antes, ¿qué es la pausa activa?

Este término que se ha venido manejando desde hace algunos años, ha ganado hoy, en tiempos de confinamiento y teletrabajo, una inusual popularidad. Muchos trabajadores han experimentado que, ha pretexto de estar en casa, la carga laboral ahora es un 50% mayor que en tiempos presenciales y por ello se requiere que pasemos más horas sometidos a nuestro escritorio y concentrados en la computadora. Una posición rígida y sedentaria.

La pausa activa es un instante liberador en que nos auto permitimos distendernos unos minutos. Así lo explica la Psic. Úrsula Strengue, experta en estos temas: “Cada dos o tres horas, dependiendo de la carga laboral y su intensidad, debemos realizar una pausa de cinco a diez minutos, en los que hagamos algo distinto. Ponernos de pie, caminar un poquito, quizá mantener una conversación corta con alguien, comernos un snack, realizar algún ejercicio de relajamiento, ir al baño, chequear a los chicos en la teleeducación si estamos en casa, etc.”. Según anota, este tiempo de descarga servirá para que al retomar luego nuestras actividades lo hagamos con mayor ímpetu y una mejor concentración, además, “…relajarse unos minutos quita la presión excesiva, disminuye el estrés y la fatiga, física, emocional y mental que de permanecer con nosotros puede manifestarse físicamente con dolores en la espalda y cuello y puede llegar a convertirse en una molestia que nos perturbe por días…”.

Para el Psic. Gino Escobar, mantenernos en una jornada sin pausas incluso puede llegar a impedir que desarrollemos todas nuestras funcionalidades: “Al contrario de estar más concentrados, perdemos concentración y tendemos más a dispersarnos…”.

¿Cuándo es necesario realizarla?

Cuando llevamos dos o tres horas concentrados y sometidos a una carga laboral de media a intensa.

¿Cómo es recomendable ejecutarla?

Esto depende más de cada uno. En EEUU se recomienda incluso tomar una siesta que dure entre diez a quince minutos, esa es una forma, otra es levantarte y realizar algún ejercicio para evitar que la rigidez te ocasione una contractura.

¿Hay ejercicios específicos?

Muchos, pero usted puede levantar los hombros, extender los brazos, mover el cuello, estirar un poco el cuerpo… Hay muchas formas de realizarla y dependiendo de lo que te funcione puedes incluso hacer tu propias pausas y tus propios ejercicios.

Ambos profesionales opinan que luego de las pausas los trabajadores regresan con mayor énfasis, el nivel de concentración aumenta y la satisfacción del trabajo realizado luego causa mayor deleite.

Sigamos estos consejos.

 

Comunicación Social

Instituto Público de Investigación en Acuicultura y Pesca.


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *